¿QUÉ SUPONE INSTALAR UNA CÁMARA DE SEGURIDAD?

Las cámaras de seguridad suelen ser la última opción como medida de protección para evitar robos.

¿Qué aporta una cámara de seguridad?

No obstante, sus ventajas son muchas debido a las dos principales funciones que cumplen:

  • Disuadir de la entrada en nuestra propiedad a los posibles intrusos.
  • Y, en caso de que se produjera la entrada, somos capaces de detectarlo y dar aviso rápidamente.

Estas dos simples funciones, nos aportan una gran tranquilidad al saber que, en caso de que haya una intrusión estaremos advertidos.

Hay que añadir, que económicamente, supone una ventaja, ya que, hay un amplio mercado con gran variedad de precios.

Y a su vez, como hemos dicho anteriormente, nos sirve de prueba para posibles delitos, al tener un registro de todo lo que sucede.

Pero, el error más común es creer que todas las cámaras de seguridad son iguales, un pensamiento muy erróneo, ya que, existe una gran variedad.

En primer lugar, encontramos las cámaras de interior. Estas son las más sencillas y baratas, debido a que, no necesitan tantos mecanismos ni protección.

En segundo lugar, existen las cámaras con movimiento y zoom, que suelen instalarse en espacios con grandes dimensiones.

Por lo general, existe una central de seguridad donde alguien monitoriza dichas cámaras y vigila lo que ocurre en todo momento.

Asimismo, tenemos las cámaras de infrarrojos, o de visión nocturna. Normalmente, las mismas se usan en espacios con poca iluminación.

Por otro lado, aunque parecen propias de las películas, podemos encontrar las cámaras ocultas.

Estas, cumplen las funciones de una cámara tradicional, pero pasando 100% desapercibidas.

Debemos añadir las cámaras IP, son aquellas que se conectan directamente a Internet. A pesar de que, son poco conocidas son las más utilizadas y vendidas del mercado.

Se trata de cámaras que incorporan wifi, de este modo, puedes manejarlas y monitorearlas desde un ordenador, Tablet o Smartphone.

Pero no debemos confundir estas últimas con las cámaras wifi o inalámbricas, que son las que no requieren cables.

Esto se debe a que, cuentan con una batería que las hace funcionar y transmite los datos por medio de wifi.

Al igual que tampoco debemos confundir las cámaras anti vandálicas con las exteriores.

Las primeras están preparadas para zonas de tránsito público, vulnerables al robo y/o posibles agresiones.

Mientras que las segundas, están diseñadas para resistir las acciones climatológicas, al aire libre.