CÓMO SABER SI ES UNA PUERTA DE SEGURIDAD HOMOLOGADA

Cuando lo más importante para nosotros es proteger nuestro hogar y/o negocio, buscamos las mejores medidas de seguridad.

Y como principal medida de seguridad, nos encontramos con una puerta. Se trata de un elemento imprescindible para proteger nuestra propiedad.

Es por ello que, necesitamos una puerta de seguridad que nos garantice la protección que buscamos.

En una puerta de seguridad hay 3 elementos imprescindibles:

  • La estructura o cuerpo, es decir, la estructura del premarco, el marco y la hoja de la puerta en sí.
  • El sistema de cierre, que identificamos como el escudo, la cerradura, la bombilla y la llave.
  • La detección de evidencia del ataque, en otras palabras, los detectores trampa antes los posibles intentos de ataque en la estructura y sistema de cierre de la puerta.

Sin embargo, existen ocasiones donde nos venden una puerta de seguridad que, en realidad, no lo es.

Es por ello que, en España hay una normativa sobre puertas de seguridad, concretamente la UNE 85160:2013, que establece unos parámetros mínimos de seguridad.

Y que, además mejora potencialmente la protección frente a ataques violentos que hacen uso de herramientas mecánicas y eléctricas.

Así como, frente a los conocidos como, ataques de habilidad, donde se hace uso de ganzúas, copias de llaves, etc.

No obstante, aunque estas normativas establecen unos mínimos de protección, pero no determinan la calidad.

Ya que, la calidad y el nivel de protección vienen marcados por el precio que estemos dispuesto a pagar.

Para ello lo mejor será comparar precios y los distintos materiales y tipos de puertas.

Podemos elegir entre, puertas blindadas, puertas acorazadas y puertas de seguridad. Cada una presenta unas características específicas.

Y debemos informarnos de las mismas y elegir la que mejor se adapte a nuestras exigencias, tanto de seguridad como de precio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *